¿Por qué la mediación?

Desde tiempos inmemoriales, las sociedades demandan para obtener unos ciertos niveles de organización y orden social, sistemas para establecer justicia.

Podemos hablar largo y tendido de la justicia y no todo van a ser alabanzas, pero somos conscientes de que es un BIEN necesario. Y digo BIEN con mayúsculas no para darle un matiz irónico, todo lo contrario! Mi pretensión es defender nuestro sistema judicial con todas sus carencias, pero siempre entendido como una organización de hombres y mujeres preparados, muy preparados, y deseosos de ejercer sus funciones en un entorno al que procurar el orden que los hombres y mujeres no somos capaces muchas veces de encontrar por nosotros mismos.

Las personas somos diferentes (bendita diferencia!) y tenemos intrínseca en nuestra condición de humanos el conflicto. Hablaremos largo y tendido del conflicto, pero por ahora solo diremos de él lo estrictamente necesario.

Vayamos a la etimología. La palabra conflicto deriva del latín conflictus y significa “para atacar juntos”. Vaya sorpresa! El conflicto que a todos nos sugiere algo negativo tiene implícito un elemento positivo que probablemente desconocíamos: juntos…. y además nos habla de atacar, con todos los matices que conlleva un ataque: estudio de la situación, planificación, organización y acción, además de uno de los elementos más diferenciadores y enriquecedores del ser humano: comunicación.

Volvamos a nuestra tan querida y muchas veces denostada justicia.

Si la justicia es un sistema para procurar el orden social y se sostiene fundamentalmente en la resolución de conflictos, si un conflicto se entiende como una colaboración entre 2 o más personas que mediante la planificación, la acción y fundamentalmente la comunicación pretenden “atacar” el problema, con intención de resolverlo…, me pregunto, ¿Por qué hemos dejado de lado nuestra implicación en la resolución de nuestros problemas, dejándolos en manos de un tercero (justicia) que es ajeno a nosotros, no nos conoce, no sabe cómo hemos llegado hasta aquí y desde luego es incapaz de percibir “mi realidad”?

Aquí es donde se justifica la MEDIACION.

La MEDIACION es un mecanismo alternativo a la resolución de conflictos, uno de los ADR (Alternative Dispute Resolution), uno de ellos, no es el único, pero si el que a nosotras nos parece más apropiado para la gestión de nuestros problemas, entendiendo con ello no solo su resolución, sino también su prevención y administración.

Amaya y Maite

 

 

Casino sites http://gbetting.co.uk/casino with welcome bonuses.