Propósitos para el nuevo año

Por fin han acabado las vacaciones de navidad y todos volvemos a la tan ansiada rutina tras esta época de excesos culinarios,  de eventos sociales y de reencuentros familiares. Guardamos el turrón, el pino y el Belén hasta el año que viene y en ocasiones, con ellos también guardamos nuestros “buen rollito” familiar o de pareja, ya que como todos sabemos la navidad une (a la fuerza ahorcan) o en ocasiones desune. Durante la navidad pueden surgir o manifestarse conflictos personales y familiares para muchas personas.

Al pasar más tiempo con la pareja, suelen aparecer más roces y disparidades, que en muchas ocasiones se manifiestan por el simple hecho de tener que decidir a casa de qué familia vamos a pasar el día de nochebuena o navidad, o como organizamos las vacaciones para cubrir los días que los niños no tienen guardería/ colegio o que criterio y disciplina aplicamos al número de regalos que este año dejarán los reyes magos no solo en  casa, sino también en casa de los abuelos, tíos y demás familia extensa, lo que acaba en una batalla campal cuando el día 6 de Enero los niños se juntan con más regalos de los “debidos” por la falta de mesura de los abuelos. Pobres abuelos, ellos que lo hacen todo con tanta ilusión y amor.

Y no hablemos de aquellas familias en las que existen rivalidades familiares entre hermanos, que salen a colación en el típico comentario de nochebuena y que otro hermano frena con la conocida frase de “tengamos la fiesta en paz”, rencillas que llevan años abiertas con motivo de herencias repartidas injustamente, cuidado de ascendientes o familiares dependientes u otro tipo de desavenencias.

Con la vuelta a la vida cotidiana procuramos guardar en el trastero junto con los adornos del árbol, todas estos conflictos, sabiendo que cuando el año que viene pongamos nuevamente los adornos de navidad en casa, habrá que volver a enfrentarse a los mismos comentarios, broncas, malos rollos que año tras año nos empeñamos en guardar y no en solucionar, y que nos generan estrés y ansiedad emocional.

El mes de Enero, no solo es un buen mes para iniciar la tan necesitada dieta y el ejercicio saludable que nuestro cuerpo necesita, sino que también puede ser un buen momento para afrontar esos conflictos latentes que se manifiestan año tras año, para conseguir también una salud emocional. La mediación puede ser una buena vía para ayudarte a mejorar la comunicación con tu pareja mediante la realización de pactos de convivencia que permiten prevenir conflictos mayores, o  para solucionar los conflictos de familia.

Casino sites http://gbetting.co.uk/casino with welcome bonuses.