Como ejercitar la paciencia cuando estábamos a punto de alcanzar acuerdos.

By 8 abril, 2020Covid19

A pesar de las noticias que llegaban de China sobre el coronavirus, la verdad es que a casi todos nos parecía que esto no nos iba afectar, y si lo hacía, desde luego no de la manera que lo está haciendo.

Por esto, muchos de los procesos de mediación que teníamos iniciados, se han visto paralizados por el estado de alarma decretado por el gobierno. En muchos casos, los procesos de mediación ya se encontraban avanzados en fase de consecución de acuerdos.

Participar en un proceso de mediación no es algo sencillo para las partes. Supone reconocer de forma individual y colectiva que se tiene un problema. Supone valorar si merece la pena poner trabajo y esfuerzo en solucionar el problema. Supone expresar los puntos de vista, vivencias y realidades sobre una situación acaecida desde el respeto hacia el otro, el autocontrol y la asertividad. Supone poner en práctica la escucha activa, y escuchar en muchas ocasiones, cosas duras. Supone validar la vivencia propia y la del de enfrente. Supone pasar de una posición de enemigos, a una posición de aliados en la búsqueda de la solución.

Pasado todo esto, la mediación exige compromiso en la búsqueda de la solución conjunta, y por tanto trabajar hacia el objetivo establecido.

Por eso, a todas aquellas personas valientes con las que estábamos trabajando, para alcanzar esos acuerdos que solventasen la situación de conflicto que les hacía sufrir, suspender los procesos de mediación, ha supuesto una gran frustración. Cuando se vislumbraba la luz al final del camino, parece que de nuevo se aleja.

En estos momentos no hay que perder la perspectiva de todo trabajo realizado. Es momento de comprobar la capacidad de cambio que tiene el proceso de mediación, fomentar la confianza que de nuevo se ha generado entre las partes al trabajar de manera colaborativa y esperar con la actitud adecuada para soportar este contratiempo que nos está afectando a todos.

Esta situación es pasajera, volveremos a la vida que teníamos antes del covid-19. Quizá no será la misma. Posiblemente sea mejor y las soluciones que alcancemos también lo sean.

 

Amaya Sanz Oricain

Abogada y mediadora

Socia de Mediación Navarra

Deje su comentario