Nueva era

By 4 mayo, 2020Covid19

En la historia de la humanidad el hombre ha transitado por diferentes épocas que los historiadores han ido nombrando: Prehistoria, Edad Antigua, Edad Media y Edad Contemporánea. El paso de una a otra ha estado marcado por acontecimientos cuyo impacto en el hombre ha supuesto una evolución o cambio en la percepción de sí mismo y del mundo.

La prehistoria termina e inicia la edad antigua cuando surge la escritura. Pasamos a la edad media con la caída del imperio romano y no entraremos en la edad moderna hasta el descubrimiento de América. La edad moderna abarca desde el siglo XV hasta la Revolución francesa y desde el siglo XIX hasta ahora, estamos en la edad contemporánea.

Sí que parece que el desarrollo de las nuevas tecnologías, las actuales formas de comunicación y por supuesto la aparición de Internet nos coloca en otra era de la humanidad a la que los científicos e historiadores pondrán nombre.

Pero lo que yo me planteo y me gustaría recoger en este post, es acerca del impacto de esta pandemia en nosotros. ¿Es tal que nos va a hacer surgir ante una nueva era de la humanidad? Ya oímos hablar de la “nueva normalidad”, parece que vamos recuperando algo que perdimos con la llegada del virus, pero todo apunta a que no va a ser lo mismo.

El impacto de la pandemia va desde la crisis sanitaria, a la económica, pasando por la social o la educativa y va dejando en nosotros esa sensación de cambio o de evolución (para los más resistentes a los cambios) a la que habrá que adaptarse mas pronto que tarde para no quedarnos fuera de juego.

Ayer salía a pasear y ¡qué sensación más extraña! Caminas por la calle sin rumbo, porque el objetivo no es ir a ningún sitio, solo despejar la cabeza y te cruzas por la acera con tus vecinos que también han salido solo a pasear sin más objetivo que pasar un rato. Y ya empezamos a percibir esa “nueva normalidad”.  Creo que esa sensación extraña es compartida….  Siento que yo y todos, somos figurantes de una película de ciencia ficción/terror en la que todos tenemos ese papel, el de paseantes sin rumbo. Y el guion es claro: no dejar de cumplir con las instrucciones para proteger a los demás y protegernos así todos del claro protagonista de la película (que con lo que está durando, esto parece una serie ¡y con varias temporadas!)

Nuestras relaciones, son diferentes. Nuestros miedos, crecen y se multiplican.

Y ¿nuestros conflictos? Algunos serán como eran, pero aparecerán otros. Las crisis y los cambios son caldo de cultivo adecuado para que surjan y crezcan conflictos.

Espero y deseo, que este hombre postmoderno en esta “nueva normalidad” sepa apreciar su propia capacidad para intervenir y tomar decisiones sobre sus problemas, con la misma responsabilidad con la que está actuando a diario, y decida utilizar la mediación como recurso para solucionarlos, en lugar de acudir al juzgado. Si es así, una nueva gestión de conflictos se sumará al cambio de era de la humanidad.

El tiempo dirá.

 

Maite Ruiz Aquerreta

Psicóloga y Mediadora

Socia de Mediación Navarra

Deje su comentario