All Posts By

mediacion

Mamá o papá

By | Uncategorised | No Comments

Así es como se llama una película que se estrenó en cines en diciembre del año pasado y ahora podemos ver en plataformas digitales. El director es Dani de la Orden y está protagonizada por Paco León y Miren Ibarguren.

La película nos cuenta de manera cómica qué ocurre tras tomar la decisión de divorciarse. Los padres tienen que negociar respecto a qué tiempo van a pasar cada uno de ellos con sus hijos y aunque estas decisiones suponen sufrimiento emocional a los de la peli les surge la oportunidad de embarcarse en un proyecto profesional y la custodia es el gran problema.

Es una película gamberra con diálogos originales y aunque tiene momentos tristes (como cuando los padres hablan con sus hijos del divorcio), están tratados de una forma tan cómica que no pueden dejar de arrancarte una sonrisa.

No voy a contar nada más (no se me vaya a escapar algún spoiler) y si por algo escribo hoy de esta película es por el tratamiento que hace de las rupturas de parejas con hijos….por la imagen del divorcio que nos ofrece.

Me ha gustado el mensaje que lanza sobre los divorcios y sus repercusiones. Desde mi punto de vista, desmitifica y desdramatiza el divorcio. En esta cultura nuestra, en la que todavía la palabra divorcio nos suena horrible (de hecho la gente prefiere hablar de separación) y todavía hay esa tendencia a culpabilizar a alguien de la ruptura, en esta película nos hablan simplemente de la perdida del amor de pareja y como esa falta de amor hace tomar la decisión de terminar con la convivencia.

La película nos muestra cómo el vinculo que hay entre ellos hace que los afectos permanezcan, se quieren. Porque divorciarse no implica odiarse o dar la espalda a la persona con la que has convivido, amado y con la que tienes hijos en común. Esta idea está también muy presente en nuestra cultura del divorcio: uno de los dos es el malo, y ahora vamos a hacernos daño.

Te la recomiendo, tanto si te estás divorciando como si no. Es divertida y lanza un mensaje interesante respecto al divorcio. Saca tus conclusiones y si quieres, déjamelas en comentarios.

Maite Ruiz Aquerreta

Psicóloga y Mediadora

Socia de Mediacion Navarra

Conflictos en el trabajo

By | Uncategorised | No Comments

Las relaciones en el trabajo son muy importantes para todos nosotros. Ya sea con jefes, compañeros o subordinados, mantener una camaradería sana nos hace sentirnos bien, tranquilos y generar un agradable clima de trabajo.

Y todos lo sabemos, porque todos en algún momento de nuestra vida laboral hemos sufrido las consecuencias de una mala relación en el trabajo. De manera directa o indirecta (los conflictos indirectos son aquellos en los que no participamos directamente, pero nos afectan).

No hay modelo de empresa buena o mala en lo que a conflictividad se refiere. Los problemas de relación y conflictos entre personas se dan en cualquiera de ellas, desde multinacionales a pequeñas empresas, pasando por empresas familiares o por empresas de economía social.

Esto es una realidad que constatamos respecto a las relaciones entre personas en el trabajo, y otra realidad es la siguiente: si hay un problema entre compañeros y nadie hace nada, no se va a solucionar. Es decir, los conflictos están “vivos” y su tendencia natural es crecer.

ANALISIS DEL DERECHO LABORAL: CONFLICTOS LABORALES

Así que, ante estas dos realidades, os preguntareis: Si en un equipo hay dos personas que no se hablan, o no se hablan con su jefe o se llevan mal con los de otro equipo, o dos socios están peleados, etc y no hacemos nada, ¿puede solucionarse? Pues la respuesta es clara y nítida: NO. No solamente no se va a arreglar, sino que irremediablemente va a empeorar.

Por lo tanto, si queremos que en nuestra empresa las personas se sientan bien y vengan a trabajar sin más tensiones que las del trabajo (que no es poco), tenemos que definir qué vamos a hacer cuando los conflictos se manifiesten. Y cuanto antes mejor, que van a crecer…no lo olvidemos.

En todas las empresas, el bienestar de los trabajadores está relacionado de manera directa con la generación de espacios saludables que son aquellos que, entre otras cosas, están libres de conflictos.

Así pues, tomemos conciencia de que la conflictividad va a ser una realidad en nuestra empresa y que, si sabemos gestionarla y generar mecanismos para identificarla en sus primeros momentos, estaremos potenciando la salud de todos los que formamos parte de ella y, como consecuencia, mejorará el rendimiento y la productividad de todos.

 

Maite Ruiz Aquerreta

Psicóloga y mediadora

Socia de Mediación Navarra

Tomar decisiones

By | Uncategorised | No Comments

Todos en nuestra vida cotidiana estamos permanentemente tomando decisiones. Algunas mas insustanciales, como qué ropa me pongo, voy andando o en autobús, pongo ahora la lavadora o más tarde…. A veces son algo mas complejas o difíciles, empiezo la dieta?, me cojo las vacaciones en julio?…. No nos damos cuenta, pero tomar decisiones es una actividad cotidiana.

La toma de decisiones es un proceso mediante el que realizamos una elección entre diferentes opciones y en diferentes contextos (empresarial, económico, familiar, social…) básicamente consiste en elegir una opción entre las disponibles, para con esa elección resolver un problema.

No parece difícil… y, sin embargo, vemos como puede ser tremendamente complicado. Hay que evaluar las alternativas, es necesario conocer, comprender y analizar el problema. Los ejemplos que expongo en el primer párrafo son sencillos, de esos en los que el proceso de reflexión, evaluación, comprensión y análisis es rápido y casi inmediato. Pero todos sabemos que hay problemas ante los que se nos abre un abanico grande de opciones de respuesta y de solución, con consecuencias diferentes según cada una de las alternativas de actuación. Aquí, tomar decisiones se convierte en algo muy complicado. Cualquier opción que elijamos, nos hace descartar algo que no deseamos perder, y la renuncia no es nada fácil…

En situaciones de conflicto que deseamos resolver, no podemos eludir tomar decisiones. Sí, sabemos que el estado emocional cuando se vive un conflicto nos limita hasta nuestra capacidad de reflexión, análisis y por lo tanto nuestra capacidad de toma de decisiones. Pero los cambios tan necesarios para resolver nuestros conflictos solo pueden darse si asumimos eso que nos gusta llamar “las riendas de nuestra vida”, que no es nada más y nada menos, que tomar decisiones.

La mediación como proceso de gestión de dificultades adaptado a las personas que las sufren permite que quienes tienen un conflicto puedan, con el auxilio del mediador, tomar conciencia de su problema, analizarlo y evaluarlo para, tras la reflexión, tomar la mejor de las decisiones o la menos mala.

Así que, si tenéis un problema, buscad un mediador que os acompañe y ayude en este proceso.

 

 

Maite Ruiz Aquerreta

Psicóloga y mediadora

Socia de Mediación Navarra

Mentoring con enfoque de genero

By | Uncategorised | No Comments

Durante el mes de septiembre 30 mujeres hemos participado en el programa de Mentoring en clave de igualdad para el crecimiento profesional, promovido y financiado por el Instituto Navarro para la Igualdad (INAI/NABI)

AMEDNA ha llevado a cabo el programa utilizando como referencia la guía desarrollada por el INAI/NABI “Las mujeres en la Dirección de las empresas. Sesgos y barreras de género”, y ha sido la Asociación de Mujeres Empresarias y Directivas de Navarra quien ha contado conmigo y ha confiado en mi como mentora.

Tengo que reconocer que me sorprendió cuando me llamaron para proponerme participar en el programa, ¿yo? ¿mentora? No es un papel que me resulte familiar y en principio ni atractivo, se supone que la persona mentora tiene que utilizar su experiencia y vivencias como ejemplo que le pueda servir a la persona mentorizada para hacer su camino de desarrollo profesional o de emprendimiento. A mi esto en principio no me encajaba…. Por mi trabajo y formación creo profundamente en las competencias de las personas, en sus recursos que en ocasiones pueden estar menos visibles por nuestras circunstancias personales (preocupaciones, conflictos, problemas de todo tipo…), pero están ahí y mi esfuerzo se dirige a devolverles la confianza en si mismos que creen perdida.

Pero si AMEDNA confiaba en mí, yo tenía que devolverle la confianza, Y confié en AMEDNA. Me puse en manos del programa y la metodología desarrollada para él y lo demás fue dejarse llevar.

Ha sido un placer participar y un placer compartido, porque las valoraciones que nos transmitió AMEDNA en la jornada de clausura han sido muy buenas.

Desde aquí mi reconocimiento a INAI/NABI por impulsar esta iniciativa y a AMEDNA por llevarlo a cabo.

Así que con orgullo muestro el resultado de este trabajo

La custodia una cuestión conflictiva

By | Uncategorised | No Comments

Ya hemos hablado alguna vez, acerca de los divorcios conflictivos y de cómo los hijos son los que más sufren cuando se produce un divorcio difícil.

Cuando se produce la ruptura de la convivencia de los padres, la guarda y custodia de los hijos comunes es uno de los asuntos más delicados que tienen que resolver, porque las obligaciones para con los hijos continúan y van a tener que tomar muchas decisiones en este sentido.

En primer lugar, habría que distinguir entre la responsabilidad parental y la guarda y custodia.

La responsabilidad parental es todo aquello que el fuero nuevo en la ley 65 recoge los deberes que tienen los padres y las madres con sus hijos que se concreta en cuidarlos, proporcionarles lo necesario para su alimentación, vestido, residencia, educación y formación integral y asistencia física, psíquica y emocional. Corregir las conductas de sus hijos y representarlos en los actos que les afectan y que los hijos por su minoría de edad no puedan realizar por ellos mismos, así como administrar y disponer de sus bienes.

Por otra parte, la guarda y custodia se refiere a la decisión de con quién va a vivir de forma habitual el hijo en caso de separación o divorcio. Puede ejercerse por ambos progenitores o bien por uno solo, en ese caso se debe establecer, un derecho de visitas al niño. Un derecho que, no olvidemos, pertenece al niño, que es quien debe tener la oportunidad de relacionarse con ambos progenitores.

Antes, la custodia exclusiva era la norma general y casi siempre se atribuía a las madres. Actualmente, hay un cambio de tendencia. Incluso la doctrina del Tribunal Supremo atribuye la custodia compartida como fórmula general, siempre que no vaya en contra de los intereses del menor.

Si hay acuerdo entre progenitores, ese reparto del tiempo de los hijos lo negocian y no hay mayor problema, Pero para aquellas familias que no llegan a pactar  y son los tribunales quienes tiene que decidir, según la LEY 71 del Fuero Nuevo, el juez, que  será quien tome la decisión, tendrá en cuenta el plan de parentalidad, informes periciales, oirá al Ministerio Fiscal y a las personas cuya opinión sobre los menores estime necesario recabar. Además, tendrá en cuenta los siguientes factores

  1. Edad de los hijos.
  2. Capacidad de cada uno de los progenitores, cual es la relación que existe entre ellos y la relación que los menores han tenido durante la convivencia con el padre y con la madre.
  3. Actitud de los progenitores para asumir sus deberes, respetar los derechos del otro y, en especial, cooperar entre sí y garantizar la relación de los hijos con ambos progenitores, sus familias extensas, y, en su caso, nuevas parejas de cada uno.
  4. Arraigo social y familiar de los hijos.
  5. Opinión de los hijos, siempre que tengan suficiente juicio y, en todo caso, si son mayores de doce años, con especial consideración a los mayores de catorce años.
  6. Aptitud y voluntad de los progenitores para asegurar la estabilidad de los hijos.
  7. Posibilidades de conciliación de la vida familiar y laboral de los progenitores.
  8. Acuerdos y convenios previos que pudieran existir entre los progenitores y que estos le hayan justificado.
  9. Cualquier otra circunstancia de especial relevancia para el régimen de convivencia.

Si el juez opta por la custodia compartida, establecerá un reparto de tiempo equitativo entre los progenitores y si decide la custodia individual, establecerá un régimen de comunicación y estancias con el otro progenitor.

Es importante aclarar que, en Derecho de Familia, lo que sirve para unos no tiene porqué ser bueno para otros, cada caso es diferente y además las familias van cambiando a lo largo del tiempo. Es posible que un juez no conceda la custodia compartida en un momento determinado, pero sí lo haga en el futuro, y viceversa.

Pero siempre es mejor trabajar para alcanzar un acuerdo. Que la decisión sea de los padres, que son los que mejor conocen a sus hijos y sus circunstancias.

En Mediación Navarra cuando trabajamos la guarda y custodia, hablamos de reparto de tiempo, y en función del tiempo que los niños pasan con su padre o con su madre, podemos hablar de custodia exclusiva o custodia compartida. Contamos con un equipo multidisciplinar, abogada y psicóloga, y un método contrastado que ayuda a los padres a tomar la mejor decisión y como decíamos en el último programa, transitar hacia un buen divorcio.

 

Divorcio conflictivo

By | Uncategorised | No Comments

La actualidad nos lleva a hablar del tema más comentado estos días en medios de comunicación: la docu-serie protagonizada por Rocío Carrasco en la que está haciendo el relato de su vida. Su realidad, contada en primera persona, nos lleva a escribir unas palabras sobre el divorcio conflictivo y sus consecuencias para la pareja y por supuesto para sus hijos.

Todos sabemos cuáles pueden ser a la larga las consecuencias de un mal divorcio, pero que Rocío Carrasco nos lo cuente en prime time, visibiliza esa realidad de muchas parejas que tras su ruptura se ven inmersas en un divorcio lleno de desacuerdos, enfados, rabia, y como no, un montón de demandas judiciales. Esto es lo que se conoce como un divorcio de alta conflictividad, donde todos sufren de una manera desgarradora.

Sabemos por experiencia profesional, que la manera en la que trabajen las parejas su proceso de divorcio marcará la manera en la que se van a relacionar en el futuro. Esto es una realidad, y así se lo decimos a nuestros clientes.

Muchas veces ocurre que cuando se toma la decisión alguno de los dos, o los dos, se encuentran en un momento donde el grado de desencuentro es alto y solo quieren pelear así que el acuerdo puede parecer imposible… pero todo se puede reconducir. Hay que encontrar la manera y el momento de transformar lo imposible en difícil y trabajar para que esa pareja logre reconducir la situación y se separe “por las buenas”.

Pero hay un requisito para que lo imposible se transforme en difícil, y es que las emociones estén bajo control…. que no pierdan de vista el objetivo principal, que es conseguir un divorcio adaptativo, es decir, acordar todo aquello que tenga que ver con sus hijos y sus bienes, de manera que puedan cerrar ese capítulo de sus vidas.

Así pues, hay que trabajar con ellos para que gestionen sus emociones. Necesitan un apoyo emocional extra, porque están en un momento de crisis. Un momento muy difícil emocionalmente hablando. Pero si encuentran ese soporte podrán dar el siguiente paso, que es transformar lo difícil en posible.

Desde Mediación Navarra, en un proceso guiado por dos profesionales, abogada y psicóloga, facilitamos que esas parejas es situación de ruptura, consigan lo que en ese momento necesitan, que no es otra cosa que un buen divorcio.

Mediación y Justicia Terapeútica

By | Uncategorised | No Comments

Hay un nuevo concepto de justicia que va implantándose en todos aquellos conflictos judicializados que tienen que ver con las familias que es el de Justicia terapéutica.

Vamos a explicar un poco en qué consiste, para que en una problemática tan común como es la ruptura de pareja, las personas sepan que pueden elegir hacerlo desde ese enfoque terapéutico. En este nuevo paradigma de la justicia, la mediación es la herramienta principal. Sus técnicas basadas en el dialogo y la comunicación, convierten a este método de solución de controversias en la herramienta idónea para abordar esta tipología de conflictos.

Como decimos, la justicia terapéutica es un modelo que va ganando terreno. Va afianzándose porque se ajusta a las necesidades de quienes están sufriendo y porque aporta una visión global de los conflictos familiares. Las parejas con hijos menores cuando se separan tienen que tomar decisiones, quien sale de la casa familiar, donde va a vivir ese que sale del domicilio, cómo van a organizarse para seguir conviviendo con los hijos… También tienen que acordar como va a ser su nueva relación: cómo vamos a comunicarnos, como vamos a tomar decisiones sobre nuestros hijos, como vamos a implicarnos en su crianza y en su educación…. Quien se ha separado, sabe bien que es un momento emocional muy complicado al que se suman otras complicaciones como pueden ser las de tipo laboral, profesional o económica.

Todo esto metido en una especie de coctelera que es nuestra cabeza, hace que nos sintamos perdidos e incapaces de hacer otra cosa que dejar que otros decidan por mí. Pero podemos asegurar y es algo que hacemos habitualmente, que sabemos que pese a ser un momento difícil, pueden hablar, negociar y por supuesto tomar decisiones sobre su futuro.

Según este nuevo modelo, se desea que el proceso legal de las personas que están en un momento de separación o divorcio tenga un propósito terapéutico. Esto quiere decir que la intención es tratar los asuntos jurídico-legales de las familias en ruptura de una forma mas comprensiva, humana y psicológicamente optima.

Los procesos judiciales contenciosos en familia provocan, además de la incertidumbre en la que sumen a las familias, una sensación general de insatisfacción en los cónyuges. El conflicto que existe suele agudizarse a lo largo del procedimiento judicial y suele dificultar en gran medida la comunicación entre todos los implicados, con lo que esto afecta principalmente a los hijos. Aquí es cuando entra en juego la mediación familiar como herramienta para evitar o minimizar todo lo posible esos efectos del proceso judicial.

La mediación es una intervención que cumple con los principios de la Justicia Terapéutica. Una ruptura de pareja es una crisis personal y familiar que impacta en todos los que están a su alrededor: los hijos son directamente afectados, pero no solo ellos, también lo sufren otros miembros de la familia, sus amigos o relaciones sociales, compañeros de trabajo, vecindario, etc.

Y hay consecuencias. A nivel físico (dolor muscular, cefaleas, migrañas, trastornos digestivos….), psicológico (trastornos del sueño, de la alimentación, ansiedad, estrés….) y conductual (distracciones en el trabajo, bajada en el rendimiento laboral, mayor probabilidad de accidentes de trabajo…).

La experiencia en los juzgados nos dice que no es esperable que una sentencia resuelva el conflicto familiar. Y esto es así, porque no puede regularse desde el sistema judicial todo aquello que tienen que ver con: la relación, la comunicación y esa emocionalidad de los protagonistas. Por eso el sistema judicial debe apoyarse en otros agentes que estamos trabajando desde este modelo para que baje las personas consiga superar la crisis en la que están y cierren esta etapa de su vida. Que tengan lo que en psicología se llama un divorcio adaptativo.

La diferencia entre el modelo de justicia tradicional y este modelo es enorme y con consecuencias muy diferentes en la salud de todos los implicados y en la sociedad en general

Para todo aquel que quiera conocer sus ventajas o tener más información puede consultarnos y le daremos amplia información de cómo hacerlo.

Crisis, conflictos y oportunidades

By | noticias | No Comments

Es por todos conocido, sobre todo tras la situación vivida en el 2008, que las crisis traen con ellas múltiples conflictos.

Estos conflictos tienen su origen en diferentes causas:

  • escasez de recursos (humanos, económicos, técnicos)
  • falta de información para poder tomar decisiones o actuar
  • carencia de normas que regulen situaciones excepcionales
  • dificultad de interpretación y aplicación de normas ya existentes para esas situaciones totalmente nuevas
  • existencia de intereses individuales percibidos como diferentes e  incompatibles
  • problemas de relación que surgen entre personas debido al estrés, incertidumbre y miedo al que estamos sometidos en situación de crisis
  • etc…

Sin embargo, también es por todos conocido, que las crisis generan oportunidades…

Si nos fijamos en las organizaciones, los conflictos pueden aportar aspectos positivos: aumento del rendimiento y la motivación, e incluso mayor cohesión en los equipos. Puede suponer un reto a las capacidades personales y del equipo, y convertirse en una gran fuente de oportunidades, fomentando la innovación y la creatividad y permitiendo la transformación y el cambio.

Desde este punto de vista, analizando el impacto que los conflictos pueden tener en nuestra organización, podemos decir que aquellos conflictos que se manejan adecuadamente pueden contribuir al funcionamiento y desarrollo de la empresa. Son los conflictos que denominamos funcionales.

Algunas de las ventajas que presentan los conflictos funcionales para la organización son:

  • Promueven el pensamiento divergente y la innovación a causa de la pluralidad de puntos de vista que se producen. Las normas, las reglas y los procedimientos formales pueden logar la coordinación, la cohesión y también la uniformidad, pero no promueven la flexibilidad ni la innovación
  • Aumenta la calidad en la toma de decisiones. La expresión de puntos de vista alternativos es un componente esencial de una buena toma de decisiones
  • Mejora el rendimiento
  • Es el motor del cambio tanto en su aspecto político y económico como social y tecnológico, al modificar la estructura actual de poder, los patrones de interacción y las actitudes arraigadas entre sus miembros.
  • Define un grupo frente a otros y contribuye a establecer la propia identidad personal y grupal
  • Promueve la cohesión e integración del equipo ante un conflicto con otro y otros grupos. Esto es así, pero no debemos perder de vista el perjuicio que puede suponer la hostilidad entre grupos. Si no está controlada, puede perjudicar gravemente aquellas tareas en las que es necesaria la coordinación dentro de la organización
  • Induce la creación de asociaciones y la formación de coaliciones

En la otra cara de la moneda, aquellas empresas y organizaciones que no gestionan de manera adecuada sus conflictos, se crean dificultades que pueden afectar a los resultados y a la supervivencia de la empresa. Hablamos en este caso, de conflictos disfuncionales y van asociados al potencial negativo que tiene todo conflicto. Algunas de las consecuencias que estos conflictos disfuncionales tienen en la organización son:

  • Los coste personales, grupales y sociales que generan tanto a nivel emocional como económico
  • La comunicación entre las personas de la organización se reduce y se hace más insegura. Los canales de comunicación no se usan o se utilizan para intimidar al otro
  • Se estimula la idea de que la solución es una cuestión de fuerza. Ambas partes en conflicto tratan de aumentar a su favor la diferencia de poder
  • Se forma una actitud hostil y sospechosa que agranda las diferencias y disminuye la conciencia de las similitudes. Las normas de relación interpersonal se vuelven inaplicables y cada cual se comporta con el otro de modo ultrajante
  • Se producen juicios erróneos basados en falsas percepciones, tanto respecto del oponente como de uno mismo. Estas falsas percepciones son debidas entro otras causas a la necesidad de congruencia cognitiva, conformidad social a la intensificación del propio conflicto, etc
  • Alto potencial desintegrador. Hay estructuras organizativas o grupales en las que no hay tolerancia al conflicto y su presencia acaba con el equipo
  • La experiencia del conflicto es vivida como algo negativo. Las personas se sienten incomodas cuando surgen diferencias. Donde quiera que exista un conflicto, surge inmediatamente la motivación para reducirlo. Esto se debe a que el conflicto altera el equilibrio entre lo que se da y se percibe, y los miembros participantes prefieren la solución del conflicto a cualquier otra

La gestión de la crisis, dentro de la cual se encuentran los conflictos, va a ser esencial para garantizar la continuidad de muchas empresas. Urge, que las personas que lideran las organizaciones desarrollen competencias personales en materia de gestión de conflictos para convertirlos en un motor que actúe como fuente del cambio y de superación.

Este liderazgo, unido al desarrollo e implantación de procesos y herramientas de gestión positiva de conflictos, sin duda, facilitará el arduo camino que parece que van a tener que recorrer las empresas tras el covid-19.

 

 

Amaya Sanz Oricain

Abogada y mediadora

Socia de Mediación Navarra

La confianza en época de crisis

By | noticias | No Comments

El diccionario dice que la confianza es la “esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea”

Parece que la confianza es una cuestión de fe, que tiene que ver con la elaboración de hipótesis acerca de la conducta futura de alguien.

Pero la confianza es fundamental en las relaciones. Tiene un peso específico brutal en la amistad, en el trabajo, en la convivencia y por supuesto en las relaciones afectivas y de amor.

La confianza es necesaria en nuestra vida. Todos debemos tener en quien confiar. Queremos tener personas a nuestro lado en las que confiar y a las que resultar confiables. De hecho, una de las causas que más debilita la salud de las personas y más propicia la inestabilidad emocional y psicológica, es la falta de bases seguras, de áreas de seguridad, de apegos fundamentados en relaciones de confianza mutua.

La confianza puede ser personal, pero también puede ser social. Vivimos en comunidad. Tenemos un orden social integrado por instituciones y estamentos que tienen que ser dignos siempre, pero ahora más que nunca, de nuestra confianza: nuestro sistema de salud, el sistema judicial, nuestros políticos, el sistema educativo, etc…

Esta confianza social está resultando crucial, ahora que tenemos un estado de alarma y estamos confinados en nuestras casas (incluso aunque estemos iniciando la desescalada). Esa expectativa de buen funcionamiento de nuestro sistema social es fundamental para no sentirnos vulnerables y que el miedo se apodere de nosotros. Confianza en los médicos, enfermeras y todos los que trabajan por nuestra salud, en los cuerpos de seguridad que además de hacer su trabajo cantan y aplauden a los que estamos en casa, en esas nuevas relaciones que estamos haciendo de balcón a balcón, en la heroicidad de nuestros niños que día tras día se quedan en casa y no dejan de hacer sus tareas, en nosotros, trabajadores que nunca creímos que el teletrabajo era posible……y mucho, mucho, ¡muchísimo más!

No perdamos la confianza en nosotros y en nuestros semejantes. Forjemos nuestra imagen al mundo en la que los demás perciban que somos personas confiables, porque ahora que estamos en crisis, transmitir nuestra confianza en nosotros, en nuestro entorno y en nuestra sociedad, puede ser la mayor y mejor contribución que podemos hacer.

Todos sabemos que la confianza cuesta ganársela y se pierde muy fácilmente, así que cuidémosla con información, transparencia y respeto. Ahora es tiempo de confiar. De creer que quienes están a nuestro alrededor también confían en nosotros y así todos, cada uno desde nuestro sitio, estar unidos en esa confianza mutua.

Como dice la canción más escuchada estos días, resistiré y resistiremos todos y en esa comunión de confianzas nos sostendremos y sobreviviremos

Animo a tod@s!

Maite Ruiz Aquerreta

Psicóloga y Mediadora

Socia de Mediación Navarra

La nueva conciliación familiar y laboral

By | noticias | No Comments

Hoy me gustaría compartir una realidad personal pero que compartimos muchos de los que tenemos hijos pequeños.

Desde la declaración del estado de alarma, (en nuestro caso desde un día antes, que el miedo se nos apoderó y decidimos no llevar a nuestro hijo al cole), nos está tocando, convivir en espacio y tiempo padres con hijos, jornadas laborales con jornadas escolares, ejercer de padres-hijos y de profes-alumnos….

En nuestro caso, trabajamos los dos. En los primeros 15 días de estado de alarma o más o menos hasta después de semana santa, nos organizamos. Los lunes, cuando llegaban todas las tareas y actividades semanales era un poco caótico, pero cuando ya lo teníamos mas o menos claro, éramos capaces de estar organizados diariamente unas 2-3 horas en donde teníamos algo de tiempo para atender a clientes, hablar con colaboradores, organizar los trabajos que habían quedado pendientes, etc. recurriendo en alguna que otra ocasión  al trabajo a turnos, es decir, uno trabaja a la mañana y el otro a la tarde.

Desde el anuncio de una posible desescalada, en donde paulatinamente se iba a ir reactivando la actividad económica y laboral, las cosas empezaron a complicarse.

De momento, podemos seguir organizándonos a través del teletrabajo. Pero el volumen de trabajo ha aumentado.  Trabajar 4-5 horas al día es del todo insuficiente. Comienza a tensionarse el tema. En mi caso además, en breve comenzará la atención presencial a los clientes con sesiones de mediación en el despacho…….

Y es que, si hay que volver a trabajar presencialmente pero los niños no tienen cole, ¿que hacemos? El recurso habitual de los abuelos ahora mismo no es viable. Tampoco parece que vayan a existir alternativas, como los campamentos urbanos. ¿Y el del teletrabajo? ¿Es posible que un solo adulto pueda estar encerrado en una habitación teletrabajando durante 6-8 horas, mientras niños de 10, 7, 5 o 3 años están pululando por casa?

Hay que volver a organizarse. Si la conciliación y el cuidado de los hijos siempre es un tema controvertido en la pareja, motivo de muchas discusiones y de generación de esa sensación de desequilibro entre uno y otro, ahora abordar esta situación no va a estar exenta de dificultades.

Para las parejas divorciadas con hijos, probablemente sea más complicado aún, ya que los cambios en las medidas reguladoras del divorcio, en este caso con motivo de la organización del cuidado de los hijos, suelen abrir heridas, rencillas, historias que estaban en la base del divorcio y que resurgen incluso con más intensidad.

A todas estas situaciones a nivel familiar, se añaden las situaciones que se pueden generar a nivel laboral. Habrá que ver las posibilidades reales que cada uno pueda tener para adaptar su situación personal con su trabajo, si la labor profesional que desempeña se lo permite, y si la empresa posibilita la adopción de medidas individuales de conciliación. Habrá que negociarlas.

Probablemente estas medidas individuales, puedan impactar también en las relaciones entre compañeros de trabajo, surgiendo la sensación de trato desigual, sobrecarga de tareas de unos compañeros frente a otros, desequilibro y en definitiva una necesidad de reconocimiento que está en la base de muchos conflictos organizacionales, que impactan en al ambiente laboral y finalmente en la productividad.

La era de la “nueva normalidad”, nos trae una nueva realidad en materia de conciliación. Un reto al que enfrentarnos lleno de dificultades, al que la mediación puede dar una solución, ágil, real y satisfactoria para todos

Amaya Sanz Oricain

Abogada y mediadora

Socia de Mediación Navarra